Aplazando los pagos de factura durante el COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha perturbado a muchas industrias y, como resultado, los estadounidenses que no pueden trabajar en casa, que han perdido horas de trabajo, o que no pueden trabajar en absoluto durante esta crisis, pueden estar enfrentando dificultades financieras graves. En respuesta, algunos bancos, compañías de servicios públicos y propietarios de propiedades individuales están reconociendo la necesidad de brindar flexibilidad para ayudar a las personas a mantenerse seguras durante este período. 

Aquí se enlistan unos consejos para aplazar sus facturas o pagos, y cómo evitar las trampas que pueden dejarle financieramente vulnerable.

Evaluar a sus finanzas
  1. Hacer una lista. Recopila una lista de todos sus facturas y pagos--debe incluir todo, desde préstamos estudiantiles y tarjetas de crédito, hasta alquiler y servicios públicos. Anote los nombres de cada una de las empresas y de las filiales pertinentes.

  2. Revisar los tipos de intereses. Para cada una de sus tarjetas de crédito o préstamo, tomarse nota de las tasas del interés que debería para cada una si no pudiera hacer su pago. Si se puede elegir entre varias tarjetas de crédito, se debe utilizar la cuenta que acumule la tasa de interés más baja.

  3. Determinar lo que se puede pagar. Si no pueden pagar todas las cuentas, evalúen cuales se debe pagar primero, teniendo en cuenta cuales tendrán impacto a largo plazo en sus finanzas, su casa, su calificación crediticia u otros factores. Dar prioridad a esas. 

Ponerse en contacto con su proveedor o compañía
  1. Recopilar la información que se necesitará. Averigüe qué información le pide su banco o administrador de préstamos para presentar una solicitud o hacer un pago. Puede incluir su número de seguro social, su nombre de usuario y contraseña, su dirección más reciente, y cualquier información que pueda haber utilizado para crear un inicio de sesión de autenticación de dos factores.

  2. Usar varios métodos de contacto.  Muchos números de teléfono del servicio de atención al cliente se están inundando de llamadas con la esperanza de ponerse en contacto con una persona real lo antes posible.  Por eso, las compañías rogan a sus clientes que usen los canales en línea los cuales han establecido para manejar las preocupaciones de COVID-19. Llamando podría llevar una espera prolongada para hablar con alguien, así que les aconsejamos que se considere usar opciones en línea porque podrían ser realmente más rápida.

  3. Explicar su situación con calma. La pandemia ha afectado las personas de innumerables maneras y muchas están en apuros. Explicar su situación y sus preocupaciones con detalle. Mientras tanto, relacionar sus solicitudes a sus fortalezas, como un buen puntaje crediticio, un buen registro de pagos puntuales, o lo que sea.

  4. Pedir algo especifica. ¿Su banco reducirá su pago mínimo para los próximos meses? ¿Pueden renunciar a los intereses o a los cargos por sobregiro de su saldo? Todas estas son preguntas importantes y específicas que pueden aclarar al representante de servicio al cliente lo que usted necesita.
Cambios de las políticas de bancos y compañías de servicios públicos

Hay muchos bancos que están publicando excepciones durante esta pandemia que le podrían permitir posponer pagos de su deuda. Por ejemplo, algunos bancos ofrecen reducir los intereses a cero o disminuir los pagos mínimos. USA Today también identifica algunas compañías, como Comcast y AT&T, que ofrecen servicios gratuitos.  

 Aqui enlistan las políticas actualizadas de los principales bancos EEUU y sus formularios de contacto para las preocupaciones de COVID-19. Les avisamos que no todos están disponibles en español. 

Cómo evitar las altas tasas de interés y las estafas
  1. Evitar anticipos en efectivo y préstamos del día de pago. Estos préstamos son fáciles para lograr, pero pueden llegar a ser increíblemente caros, con enormes tasas de interés que se acumulan rápidamente si no se paga la cantidad total en 2-4 semanas. Si tiene dificultades financieras, es mejor que siga los pasos anteriores en lugar de aceptar estos adelantos de efectivo o préstamos de día de pago. 

  2. No compartir su información financiera o bancaria. Hay muchos estafadores que se aprovechan de la pandemia para engañar a la gente para que comparta su información confidencial. Ellos pueden intentar de contactarse con oportunidades falsas para la condonación de préstamos o con cheques tempranos y fraudulentos del estímulo. Nunca comparta su número de seguro social u otra información bancaria por correo electrónico, teléfono o sitio web que no pueda ser verificada como segura.